Psicòlogo celos Granada

¿No puedes controlar los celos? ¿Crees que tu pareja es demasiado celoso o celosa?¿Crees que tus celos son obsesivos?¿Sientes que tu relación está en peligro?

Los celos patológicos son un obstáculo para llevar a cabo una relación saludable, crean problemas y sufrimiento, si no se les pone remedio, terminan destruyendo la relación. En los casos en los que los celos son patológico, la ayuda con terapia psicológica es imprescindible.

¿Què son los celos patològicos?

Los celos son un sentimiento que tiene lugar en todas las relaciones en mayor o menor medida y su principal causa es el miedo a perder a la persona que amamos. Son normales y surgen como consecuencia del amor.

Sin embargo, cuando los celos son desproporcionados en intensidad, aparecen de manera recurrente o son infundados, hablamos de celos patológicos. Este tipo de celos están más relacionados con la necesidad de control y la desconfianza que con el amor.

Los celos obsesivos crean un círculo destructivo en cualquier relación de pareja, y lleva al deterioro o ruptura. El problema es que la persona celosa desarrolla una visión distorsionada de la realidad y un comportamiento obsesivo. Sus observaciones y esfuerzos se centran en la búsqueda de pruebas de un posible engaño, rechazando cualquier argumento racional que indique lo contrario. De esta forma, el comportamiento patológico del celoso provoca lo que intenta evitar: la pérdida de la persona que ama.

¿Soy demasiado celoso o celosa?

La mayoría de las personas cuando tenemos una relación de pareja, experimentamos cierta preocupación por la posible pérdida de la persona que queremos. En algún momento ese miedo se traduce en celos. Sin embargo, se trata de celos sanos, ya que solo implica una preocupación comprensible y racional por la pérdida.

Los celos sanos son aquellos en los que la preocupación o el miedo a perder a la persona amada no nos hacen perder nuestra capacidad racional. Podemos experimentar cierta preocupación pero esta no nubla nuestra mente ni nos conduce a sacar conclusiones irracionales o a imaginar situaciones inexistentes. La persona que siente unos celos sanos desea que su pareja permanezca a su lado pero no intentará controlarla. Además, esos celos no provocan un malestar intenso en la persona ni afectan seriamente la relación.

Sin embargo, los celos patológicos van mucho más allá, son catalogados como trastorno. Este tipo de celos son infundados y pueden llegar a obsesionar a la persona que los padece, convirtiéndose en el centro de sus preocupaciones.

“Lo imposible solo tarda algo más.” –Anònimo

Sìntomas de la celotipia

Las personas con celotipia no siempre son conscientes del problema que presentan, suelen justificar sus celos como normales. Sin embargo, el primer paso para superar los celos consiste en reconocer su existencia. Alguno de los comportamientos más comunes son:

  • Tienes un miedo excesivo a perder a tu pareja que te hace sentir mal.
  • Imaginas frecuentemente que tu pareja te engaña con otra persona.
  • Analizas meticulosamente el comportamiento de tu pareja buscando señales que confirmen una posible infidelidad.
  • Vigilas a tu pareja o vulneras su intimidad, por ejemplo mirando sus mensajes de móvil o sus correos electrónicos.
  • Controlas en exceso y limitas el día a día y la vida de tu pareja.
  • Odias a los amigos y colegas de trabajo de tu pareja porque pueden pasar tiempo con él/ella.
  • Tus celos no tienen una base real sino que se fundamentan en situaciones imaginarias o en conclusiones que extraes a partir de pequeños detalles.
  • Los celos están afectando tu vida, hasta el punto que duermes poco o sufres cuando tu pareja no está a tu lado. La obsesión por una posible infidelidad o el abandono te impiden vivir plenamente.
  • Le exiges a tu pareja que te cuente todo lo que hizo a lo largo del día en la búsqueda de pistas que desvelen un posible engaño.
  • Llamas a tu pareja con frecuencia, solo para saber qué está haciendo. Cuando no responde imaginas que te está engañando con otra persona.
  • Te comparas constantemente con las personas con las que se relaciona a diario tu pareja porque tienes miedo a salir mal parado/a.
  • Sufres una gran ansiedad cuando tu pareja tarda más de lo habitual en llegar a casa o a una cita e inmediatamente piensas que te está siendo infiel o ha perdido el interés por vuestra relación.

Causas de los celos obsesivos

La causa de los celos patológicos no son las mismas para una persona u otra, aunque todos varían de una persona a otra, aunque en su base normalmente se encuentra una gran inseguridad, una baja autoestima y una falta de confianza en sí mismo. La persona celosa no cree que sea digna de amor, por lo que cualquier detalle, una mirada o una tardanza, es suficiente para encender la mecha de los celos.

En muchos casos esa inseguridad se puede rastrear hasta la infancia, generalmente debido a unos padres que estuvieron ausentes emocionalmente y no satisficieron las necesidades de protección y cariño del niño. En otros casos la inseguridad puede estar provocada por una experiencia traumática o humillación vivida en una relación de pareja anterior.

No obstante, también se ha apreciado que detrás de los celos patológicos hay determinadas características de personalidad, como la necesidad de tener el control y la tendencia a exagerar la realidad. Se trata de personas que tienen una gran habilidad para hacer una tormenta en un vaso de agua. También suelen tener escasas habilidades sociales, por lo que piensan que si su pareja les abandona no podrán ser felices ni encontrar a otra persona que les ame. De hecho, los celos de pareja suelen esconder una dependencia emocional.

En la base de los celos enfermizos también se encuentran determinadas creencias, como pensar que la pareja es una posesión y, por tanto, solo puede mostrar amor hacia él/ella. En otros casos los celos esconden una preocupación obsesiva por la imagen social. La persona cree que si su pareja le engaña los demás se reirán de él/ella. Para evitar esa situación, desarrolla una actitud controladora.

Consecuencias de los celos enfermizos

Cuando los celos son irracionales se convierten en una patología. La persona vive acechada por sus miedos, inseguridades y sospechas. La idea de que su pareja pueda engañarle o abandonarle le sume en un estado de hipervigilancia, a la búsqueda de señales que confirmen sus peores temores. Obviamente, alguien que vive de esta forma no puede ser feliz.

Por otra parte, llega un punto en el que ese control obsesivo resulta insoportable para la otra persona, por lo que los celos terminan dañando irremediablemente la relación de pareja. La sensación de ser observados y controlados hace que, tarde o temprano, la pareja cambie su forma de comportarse y sea menos solícita y cariñosa, alejándose primero emocionalmente y luego físicamente. La falta de confianza destruye cualquier posibilidad de diálogo y ahoga a la otra persona.

En ese punto, la angustia e infelicidad que puede experimentar la persona celosa es tan grande que le desestabiliza emocionalmente. Entonces puede cometer actos desesperados, desde la agresión física a su pareja hasta el suicidio. De hecho, muchos de los casos de violencia de género que aparecen en las noticias están motivados por unos celos patológicos.

Tratamiento psicològico para los celos patològicos

Te gusta tu pareja. Tanto que no sabes por qué has desarrollado unos celos tan exagerados. Temes perderla y eres consciente de que debes controlar los celos pero no sabes cómo hacerlo. En Celabpsi te enseñaremos cómo superar los celos.

Gracias a las técnicas que utilizamos en CelabPsi, no solo podrás saber cómo controlar los celos, sino que además podrás:

  • Encontrar el origen de tus celos de pareja.
  • Superar el miedo a la soledad y al abandono, así como la ansiedad que esto genera.
  • Aumentar la autoestima y la confianza en ti mismo/a.
  • Eliminar los prejuicios y las creencias irracionales sobre la infidelidad, asumiendo una actitud más objetiva.
  • Descubrir que eres único e irrepetible, y que mereces el amor de otra persona.
  • Vivir tu relación desde una posición de igualdad al comprender que la pareja no es una propiedad y merece libertad.
  • Desarrollar habilidades sociales que te permitirán mantener una comunicación más fluida con tu pareja, para consolidar la relación.
  • Aprender a confiar en la persona que has elegido como pareja.
“Creo honestamente que es mucho mejor fallar en algo que amas que tener éxito en algo que odias.” –George Burns

Contacto

Camino de Ronda, 82 1ºF

Correo electronico

Lunes a jueves: 10:00h a 20:30h
Viernes: 10:00h a 19:30h

Abrir chat