Psicólogo atracón en Granada

El psicólogo de atracón en Granada te cuenta todo lo que debes saber acerca de este trastorno de alimentación. Lo primero que debemos saber es que los atracones de comida se asocian, para algunas personas, con la respuesta para afrontar las emociones desagradables Esta respuesta termina por convertirse en el conocido como, trastorno por atracón.

Los alimentos, en nuestro cerebro, genera dopamina lo que tiene la capacidad de calmarnos y mejorar nuestro estado de ánimo momentáneamente. El consumo de alimentos con grandes cantidades de azúcar y grasas estimulan la producción de serotonina, considerada como la hormona de la felicidad. Pero, al cabo de un rato nuestros niveles de glucosa caen en picado y comenzamos a sentir hambre y la sensación placentera desaparece para dejarle paso a la frustración, la ansiedad o la depresión.

Entonces, volvemos a tener ganas de recurrir a la comida, y lo que podía haber sido una recompensa puntual, se convierte en un comportamiento habitual: volvemos a caer en los atracones de comida.


¿Qué es el trastorno por atracón?

Los atracones de comida son trastornos de la conducta alimentaria, caracterizados por episodios en los cuales la persona come de manera descontrolada, llegando a ingerir más de 6.000 calorías. La diferencia en relación con un problema de bulimia es que la persona después del atracón no suele provocarse el vómito ni recurren a laxantes por lo que a llegan a padecer sobrepeso u obesidad.

Los síntomas del trastorno por atracón en Granada

Podemos clasificar en tres grupos los síntomas por atracón:

Conductuales

  • Consumo de enormes cantidades de alimentos en muy poco tiempo.
  • Recurre a los alimentos sin sensación de hambre.
  • Durante los episodios de atracón come mucho más rápido de lo habitual.
  • Durante los episodios de atracón come mucho más rápido de lo habitual


Control de impulsos

  •  Incapacidad para controlar el impulso de consumir alimentos.
  • Sensación de pérdida de control durante los episodios de atracón.
  • La ingesta solo termina cuando la persona se siente mal físicamente, ya sea debido a la indigestión o las náuseas.


Emocionales

  • Sentimientos de frustración, ansiedad, estrés o incluso el aburrimiento le llevan a comer mucho más de lo habitual.
  • Sensación de disgusto, fracaso y/o vergüenza después de cada episodio.
  • Se irrita con facilidad y suele estar deprimido.

“Si quieres cambiar el mundo, cámbiate a ti mismo.” -Mahatma Gandhi

Las consecuencias según el psicólogo de trastorno por atracón en Granada

En el trastorno por atracón la persona puede llegar a ingerir el doble o incluso el triple de las calorías que necesita durante un día. Cuando esta situación se repite a lo largo del tiempo, comienza a aparecer el sobrepeso y este le da paso a la obesidad.

Los trastornos metabólicos también son muy comunes en las personas que sufren atracones de comida ya que, más allá de la gran cantidad de alimentos que ingieren, la calidad de los mismo no es la ideal, ya que suele consumirse comida basura. Esto aumenta las probabilidades de padecer diabetes, hipertensión y problemas gastrointestinales.

El trastorno por atracón no solo afecta en el plano físico, sino que también influye en el ámbito psicológico. Estas personas suelen preferir comer solas y aislarse, ya que sienten una profunda vergüenza. Por otra parte, se suman la falta de control que progresivamente daña la autoestima e incluso pueden tener pensamientos suicidas o conductas autolesivas.


Causas del trastorno por atracón en Granada

Los atracones de comida se han relacionado con la adicción, ya que se observa como las personas con estos problemas apuestan por ingerir grandes cantidades de alimentos ricos en azúcar, sal y grasas, ingredientes que actúan en nuestro cerebro como lo haría el alcohol o el cigarro. De hecho, cuando la persona come desmedidamente, cae en un círculo vicioso parecido al de la adicción: al comer se siente eufórico pero después se siente mal y se ve obligado a volver a comer para paliar esta sensación desagradable. El psicólogo de trastorno por atracón en Granada relaciona el trastorno por atracón con algún cambio a nivel neurológico.

Independientemente de las bases neurobiológicas, también se puede apreciar que los atracones de comida se relacionan con las dietas restrictivas. Es bastante común que las personas comiencen a comer compulsivamente después de haber seguido un régimen dietético demasiado estricto.

¿Cómo evitar los atracones de comida?

  • Comprende la naturaleza del problema. Los atracones de comida no implican simplemente un aumento de peso, sino que esconden un problema en el plano emocional. Por eso es fundamental que comprendas el mecanismo de base que lo sustenta. Considera que la comida no solo tiene un valor nutricional, sino también cultural y que muchas de tus creencias sobre los alimentos pueden provocar los atracones de comida.
  • Deja a un lado el perfeccionismo. Se ha apreciado que el trastorno por atracón está íntimamente vinculado con la tendencia al perfeccionismo. Muchas personas suelen buscar en los alimentos la satisfacción que no han hallado a lo largo de su jornada, sobre todo cuando las cosas les han salido mal porque han puesto el listón demasiado alto. De hecho, en la base de este trastorno también es común encontrar cuadros depresivos o ansiosos.
  • Come a lo largo del día. A menudo los atracones nocturnos son el resultado de haber pasado hambre durante el día. Por tanto, es importante que sigas una dieta saludable a lo largo de la jornada, lo ideal es que comas siempre a la misma hora y no dejes pasar más de 4 horas entre una comida y otra.
  • Cuando aparezca la tentación, haz algo. Cuando tengas ganas de comer, implícate en alguna actividad que te resulte placentera y que te demande cierto grado de concentración. Así desviarás tu atención de la comida.
  • Cuando sientas necesidad de comer, espera. Ponte una meta, como por ejemplo, comer después de 15 minutos. Poco a poco, ve aumentando el lapso de tiempo entre el momento en que aparece la compulsión y tu acción para satisfacerla.
  • Compra alimentos sanos. No tengas a mano los alimentos que más te tientan, cuando vayas a comprar, haz una lista de los alimentos saludables que necesitas y cíñete a ella. Otra buena idea es colocar los alimentos lejos de tu alcance, poner una distancia física o un obstáculo te ayudará a desligarte emocionalmente y combatir la tentación, y sobre todo no los tengas a la vista, en cambio sitúa estratégicamente alimentos sanos y fáciles de comer a tu alcance.
  • Apuesta por alimentos picantes o por vegetales crudos. Los alimentos picantes actúan más rápido que el azúcar al enviar la señal de saciedad al cerebro. Además, ayudan a quemar calorías. Otra estrategia consiste en recurrir a los vegetales crudos, como las zanahorias y los rábanos, ya que el acto de masticar te ayudará a aliviar el estrés sin tener que consumir muchas calorías.
  • Aprende a descifrar las señales corporales. Concéntrate en las señales físicas que envía tu cuerpo, come con calma para que puedas disfrutar de cada bocado y notes cuando comienza la sensación de saciedad, que normalmente tarda unos 20 minutos en llegar al cerebro. Recuerda que para evitar los atracones de comida no se recomienda que existan alimentos prohibidos, así no sufrirás la ansiedad por comer.
Abrir chat